User Rating:  / 16
PoorBest 

PASTA DE DIENTES 6 EN 1 BY PILAR.

 

      Especial para la gengivitis, el sarro, la protección de encías, anticaries, blanqueante, anti mál aliento, económica y ecológica sin flúor.

Ingredientes.

100 mls. De agua.

1 cucharadita de caléndula (es muy efectiva para la gengivitis).

1 cucharadita de salvia (muy buena para las encías y como acción blanqueante.

130 grs. De carbonato cálcico.

1/2 cucharadita de sal.

1/2 cucharadadita de bicarbonato de sodico.

10 gotas de aceite esencial de menta piperita.

20 gr. de glicerina.

 

Elaboración.

 

1º Calentamos en un cazo el agua, la caléndula y la salvia durante 5 minutos, posteriormente lo dejamos reposar todo durante otros 5 minutos.

2º Colamos lo anterior en un bol, le añadimos el carbonato cálcio y lo movemos todo.

3º Añadimos al bol todo lo que falta: la sal, el bicarbonato, el aceite esencial y la glicerina.

4º Seguidamente lo mezclamos todo bien y con la ayuda de una manga pastelera vamos rellenando un envase de pasta de dientes usado y esterilizado previamente (llenado durante una hora con agua y bicarbonato).

 

 

 

Comentarios.

 

      La base de las pastas de dientes ecológicas es el carbonato cálcico que actúa como abrasivo de la placa bacteriana. Si alguno de vosotros busca en los embases de pastas de dientes eco, lo encontrará seguramente como yeso. El yeso que se utiliza en construcción sería carbonato de cálcico con impurezas y metales pesados. Es importante buscarlo lo más puro y limpio posible, el que se utiliza para laboratorios. Como alternativa se podría usar la arcilla blanca, aunque no lo hemos probado y tampoco nos fiamos mucho, pues su composición química (disilicato alumínico dihidratado) nos hace desconfiar por aluminio de su composición.

 

      En cuanto al flúor, que evidentemente no lleva nuestra pasta de dientes, es un veneno que potencia en 20 veces el cáncer de hueso y calcifica la glándula pineal. Mi marido ha sufrido una de las consecuencias de la exposición al flúor durante tantos años. Sus dientes están "como transparentes y agrietados". El flúor crea dependencia y si te cambias a una pasta no fluorada al poco tiempo comienzas a tener problemas de gengivitis. Él logró desapegarse definitivamente de este veneno lavándose los dientes durante 2 meses con bicarbonato sódico. Hace más de 15 años que no bebemos agua del grifo, pues suelen echarlo también a los embalses de agua. Afortunadamente esta demente práctica fue denunciada hace unos 12 años por un valiente médico en un programa televisivo. No sabemos si seguirán incluyendo flúor en el agua potable, pero por aquello de la prudencia preferimos evitarla. Os dejo un interesante video sobre este tema.

 

 

      Por último, cada persona es un mundo y una vez que la hagáis la podéis adaptar a vuestras necesidades. En cuanto a la sal y el bicarbonato lo dejamos como opcional, vosotros vais probando.... Un abrazo.

 

 

Joomla templates by a4joomla