User Rating:  / 78
PoorBest 

Cómo hacer jabón casero ecológico y casero by Pilar.

 

 

      El cambio de consciencia que se avecina no sólo repercutirá en el plano espiritual, sino en todos los demás, el físico, el mental... Por tanto, hace meses investigamos sobre lo nocivo de los productos químicos utilizados en cosmética, como por ejemplo los ftalatos. Estos compuestos son sustancias muy perjudiciales que todos llevamos en nuestros cuerpos. Destacamos entre algunos de ellos a: los parabenes, fenoxietanoles o el aluminium clorhidrate que llevan la mayoría de desodorantes. Por todo esto, decidimos hacernos nosotros mismos nuestros productos para el baño, como es el caso de estos magníficos jabones. Muy sanos, naturales y totalmente ecológicos. Llevan esencias espirituales como el aceite de sándalo que según dicen, difumina las malas energías. También incluimos otros productos como la alcaravea, utilizada ya por los romanos para hacer jabones o el aceite de jazmín que además de oler increíblemente bien relaja muchísimo. Os invito que le echéis un vistazo al artículo "Lo ecológico es la solución", y en especial a los videos de Nicolás Olea Navarro (Catedrático de medicina de la Universidad de Granada).

 

Ingredientes.

 

Jabón base.

192 gramos de agua destilada.

80 gramos de sosa cáustica o soda cáustica(marca El bosque verde, si no lo ha encontráis buscad una que esté lo más cercana a 100% de pureza).

604 gramos de aceite de oliva.

 

Para enriquecer estos jabones

Se compran en tiendas de dietéticas, complementos nutricionales, ecológicas u orgánicas.

1 comprimido de alga spirulina

1 cucharada sopera de alcaravea.

1 cucharada colmada de cúrcuma.

 

Aceites esenciales utilizados.

15 milílitros de aceite esencial de sándalo.

15 milílitros de aceite esencial de jazmín.

 

Material necesario.

Guantes, mascarilla , jarra de cristal o plástico que aguante 100º centígrados, batidora, envases de plático amplios, por ejemplo botellas de 5 litros de agua, mortero, cuchara de café y una cuchara de madera. Termómetro de cocina.

 

Para la decoración.

 

      Moldes de silicona (lo venden muy baratos en la tienda de los chinos, en España, no sabemos si es igual en otros paises).

Cuerda rústica y diferentes papeles para envolver (se pueden adquirir en tiendas de manualidades o papelerías).

 

 

Elaboración.   

 

1º En la jarra donde hemos colocado el agua, mezclamos ésta, junto con la sosa cáustica. Todas las precauciones en este paso son pocas, pues la reacción química que se produce puede quemar si entra en contacto con la piel. Por este motivo recomendamos el uso de guantes y mascarilla (Si se puede hacer al aire libre mejor). 

2º A continuación, calentamos ligeramente el aceite en un cazo.

3º Este es el paso más importante. Las temperaturas de tanto del agua con sosa como con del aceite calentado tienen que equipararse , más o menos a unos 40º centígrados/104º fahrenheit.  

4º Seguidamente, pasamos el aceite y el agua con sosa a la botella de cinco litros. 

5º Comenzamos batiendo haciendo círculos en la misma dirección, a mínima potencia, durante unos 30 segundo, para después incrementarla un poco y seguir batiendo durante 1 minuto. Pasado ese tiempo volvemos a incrementar un poco más la velocidad y seguimos haciendo lo mismo durante otro minuto. Por último, colocamos la batidora a máxima velocidad y batimos durante 3 minutos más. Una vez terminada esta operación, nos tiene que quedar con la textura de una mahonesa no tan espesa. El punto se consigue si al pasar el brazo de la batidora deja surco. 

6º Seguidamente, separamos en otro recipiente más o menos la mitad de nuestro jabón para hacer de dos tipos.

 

Para hacer el jabón de spirulina y alcaravea.

     Agregamos 1 comprimido previamente machacado en el mortero, de spirulina, en uno de los recipientes. Incluimos también la cucharada de alcaravea y los 15 milílitros de aceite esencial de sándalo.

 

Para hacer el jabón de cúrcuma.

 

       En el otro, echamos 1 cucharada colmada de cúrcuma y los 15 milílitros de aceite esencial de sándalo.
 
7º Añadimos el jabón en los moldes y los dejamos enfriar a temperatura ambiente durante 1 día. Este tiempo depende del clima de cada país, a veces puede tardar unas horas o días. 
 
8º Desmoldamos y decoramos según el video. 
 
 
 
 
9º Guardamos los jabones durante al menos 30 días antes de utilizarlos.
 
10º Una vez pasado el tiempo de curación, lo podéis convertir en jabón líquido. Os dejamos el enlace del post, donde se explica el proceso o en su defecto el video. 
 
 
 
 
Comentarios.
 
      Es muy importante, como mencionamos en el video, esperar 30 días, antes de utilizarlo para que a través del proceso de saponificación se elimine completamente los restos de sosa cáustica. Tuvimos un comentario de una suscriptora que no tuvo en cuenta este dato y se le rescó (escamo) la piel por el efecto de la sosa. Pasado este tiempo podréis utilizarlo con normalidad.
 
      Es fantástico, fácil de hacer, práctico y muy económico. Además, solucionamos un problema medioambiental importante, pues reutilizamos los aceites usados que de otra manera irían a para a nuestros ríos y mares.
 
   Probamos hasta 5 maneras diferentes, hasta encontrar las proporciones y la manera más rápida y cómoda de realizarlo. Os invitamos a que le echéis un vistazo al video y os atreváis a realizarlo. Ya veréis ¡¡qué sorpresa!!.

 

 

          

Joomla templates by a4joomla